¿Suelen molestarte los cables de tu PC? Además de la incomodidad y el enredo que generan, su presencia puede provocar que los pisemos, los estropeemos y que no contemos con un ambiente de ocio o de trabajo ordenado. La acumulación de cables no sólo genera caos, sino también dificultades de limpieza y sensación de desorden. Para facilitarte unas buenas indicaciones y los mejores productos para esconderlos hemos creado esta pequeña guía. ¡Toma nota!

5 recomendaciones sencillas para ocultar tus cables

  1. El primer paso fundamental para ocultarlos adecuadamente es la organización previa. Indica a través de una pequeña etiqueta a que elemento corresponde cada cable -impresora, base del ordenador, pantalla, ratón, etc..-. Recuerda, en el caso de tener que renovar algún accesorio, la comodidad que implica el hecho de que estos objetos sean de carácter inalámbrico.

  2. Como alternativa económica, una de las soluciones caseras más sencillas es emplear plásticos con alambre, cinta aislante o bandas de tipo elástico. Gracias a ellos puedes unir todos los cables en un mismo manojo y ocultarlo con facilidad bajo el escritorio o en el lugar que consideres más apropiado. Un material que también resulta sencillo para unir los cables se trata de los precintos de las bolsas de basura.

  3. Otra ingeniosa solución consiste en atornillar una serie de ganchos en la parte trasera de la mesa o escritorio, a fin de colgar de manera independiente cada cable por separado. De esa manera, no se verán y además podrás realizar la limpieza de la zona de forma mucho más sencilla.

  4. Por otra parte, puedes usar una canasta o papelera de alambre que tenga capacidad para que entre un ladrón o una regleta. Si la pegas, clavas o adhieres a la parte inferior del escritorio, podrás enchufar y enrollar cada cable fácilmente en el interior de dicha canasta.

  5. Si te consideras manitas, cabe la opción de que tomes las medidas de los diferentes cables en y los introduzcas en un tubo de espuma aislante o de PVC pegado a la pared, a través de una pequeña incisión vertical realizada previamente.

Sin embargo, si eres más exigente y prefieres recurrir a algún producto específico de tipo comercial para esconder los cables, puedes adquirirlos sin problema en la inmensa mayoría de tiendas de equipamiento electrónico. Puedes optar por diferentes canales de plástico adhesivo o de tipo metálico, organizadores flexibles de cables de diferentes pulgadas o cables en espiral. La mayoría tienen un coste que oscila entre los 10 y los 20 euros y ofrecen una estupenda garantía de resultados para ocultar el molesto entramado de tu PC. Si has pensado en invertir más presupuesto, puedes hacerte con un organizador de cables Dell Poweredge, que cuenta con una amplia gama de este tipo de productos.

A la hora de esconder los cables de tu PC vigila y analiza la disposición de los muebles en tu habitación, calcula de antemano el dinero que pretender invertir en ocultarlos y escoge si prefieres decantarte por un método casero o adquirir un objeto comercial especialmente diseñado para ello. ¡Mucha suerte!